miércoles, 16 de febrero de 2011

Francisco Alcázar Marín, una vida dedicada al Ferrocarril Minero de Riotinto. (II)

(Lee la primera parte de la biografía AQUÍ)

En la Vía General tuvo multitud de sucesos: escapes en la cuesta del Chorro, averías, descarrilos,... El suceso más escabroso fue el del 10 de abril de 1970, conduciendo la “Gilda” Nº 205, en el P.K. 3.800, llegando a Huelva se le lanza un hombre a las vías para suicidarse resultando éste descuartizado.

La "Gilda" nº 205 había salido de reparación, la prueba de vía la efectuó el maquinista Francisco Alcázar, acompañado de Don Demetrio que ocupaba el cargo de jefe de Cochera. Este hombre era apreciado por dicho maquinista y por todo el personal, ya que era una excelente persona y buen profesional, "de los pocos que había bueno", en palabras de Francisco Alcázar. La foto esta tomada el 13-12-1971. Foto Colección Particular
Con esta tipo 200 "Gilda" nº 205, le paso el desgraciado suceso de un suicidio al maquinista Paco Alcázar, llegando a Huelva, según contaba, ellos vieron al hombre de lejos al lado de la vía, pero era habitual ver gente por los alrededores. Aún asi le tocó el silbato y el hombre le hizo señas que le diera que los había visto, ya ellos se quedaron tranquilos y siguieron la marcha tal como iban, pero cuando faltaban unos 15 ó 20 metros para llegar a su altura, el hombre se plantó en el centro de la vía, sólo le dio tiempo a aplicar los frenos a fondo y tocar el silbato, pero el tren no se detiene en esos metros a plena marcha,. Le dió un topetazo la máquina que lanzó lejos el cuerpo, con la mala suerte que volvió a caer en la vía, pasándole la locomotora y todo el tren por encima, cuando pararon y se bajaron se encontraron con los restos descuartizados del hombre, teniendo que estar alli parados y cortada la circulación de trenes un buen montón de horas, hasta que la Justicia levanto los restos del hombre no pudieron continuar la marcha. En levantamiento participó un primo suyo que trabajaba en los juzgados y estaba de guardia, el maquinista declaró ante el juez y no lo molestaron más. Foto Colección Particular.


Una diesel eléctrica Cenemesa repostando combustible en la puerta de Cochera Mina, estas máquinas fueron problemáticas dieron muchísimas averías. El día 22 de junio de 1972, el maquinista Francisco Alcázar remolcaría tren 24 con la Cenemesa 401, que ya había realizado otro tren antes de cojerla el, el viaje a Huelva fue sin incidentes y poco antes de salir de esta última estación hacia Riotinto, se le acercaron un par de jovenes por si los podía subir, les dijo que no podía (cosa rara en el) que aún podia estar el inspector por la Vía General, menos mal que no los monto. El viaje de vuelta comenzo sin incidentes, pero al llegar a la Pasada de Las Cañas, al abrir la puerta de la sala de máquinas vieron que se había declarado un gran incendio, imposible de sofocar ya que alguien en Cochera Mina había quitado los extintores de la locomotora ( que se supo quien había sido, pero al ser uno de los mandos el que los quito, libro al maquinista de un castigo seguro), lo único que pudieron hacer fue cerrar el regulador, aplicar los frenos y saltar a tierra, una vez parado el tren el maquinista, tubo el valor de acercarse y quitar los tapones del deposito de combustible, los tubos de los inyectores del motor diesel Saurer solían romperse con frecuencia, cuando los maquinistas se daban cuenta les empalmaban una pequeña mangera de goma, para que tiraran el combustible al exterior sacando la goma por el ojo de buey mas cercano, en esta ocasión se rompería algún tubo y el gas-oil fue a dar directamente sobre el escape y provoco el incendio de forma fulminante, en la Pasada de Las Cañas (Km 55) vivía el capataz de la vía Cristobal, con su familia y fueron ellos quienes les atendieron hasta que llego el tren de socorro. Foto Colección Prticular.


Foto en el interior de Cochera Mina en la primavera del año 1975, la locomotora diesel eléctrica Alco nº 911, estaba recién estrenada; junto a ella, el maquinista Paco Alcázar que regresa de Las Mallas como pasajero. En esta estación estuvo varias semanas de monitor para enseñar a personal de alli a trabajar con la diésel eléctrica Cenemesa; en las manos de Paco, las bolsas con ropa y una pequeña garrafa de media arroba llena de buen vino del Condado para comer en casa. Foto Colección Particular.


La diésel eléctrica Alco nº 911 en la puerta de cochera Naya, agachado entre las puertas de acceso al motor el maquinista Paco Alcázar haciendo la revisión rutinaria antes de partir con un tren de mineral hacia Las Mallas. Con esta locomotora, le paso el suceso del ovni y un escape en la cuesta del Chorrito. Foto Colección Particular.

Otro episodio recordado por este maquinista sería el acaecido el 18 de septiembre de 1976 a las 3.30 de la madrugada con tren 66 y locomotora Alco nº 911 con un supuesto OVNI que paró el tren durante 20 minutos, y según parece el fenómeno fue visto desde el Cerro Colorado y Aracena, Él, que siempre que salían noticias sobre ovnis en la televisión, no se las creía, a partir de esa fecha pensó de otra forma.

El 7 de enero de 1983 a las 6 de la mañana y con la Alco 911, el tren 60 se escapa sin control ni frenos, desde Jaramar (Km 74) en plena cuesta del Chorrito de 23 milésimas; la aguja del cuentakilómetros llegó al tope de 120 km/h, velocidad que posiblemente sobrepasó. Ese mismo año, el 17 de marzo a las 23 h con el tren 67 y la Alco 912, Paco Alcázar y el guardafrenos ‘El Toti’ las pasan “moradas”: la locomotora descarrila al entrar en los cambios de estación Las Cañas (Km 56), venían en sentido ascendente, empotrándose la locomotora en la trinchera con nueve vagones tipo M algunos encima de ella, afortunadamente salieron ilesos de este accidente ,gracias a que la máquina traía el tren enganchado al morro largo y a la fuerte estructura de esta les dio protección. (En este mismo lugar ocurrió el famoso y fatal accidente de la tipo K nº 114 y en el que murieron tres personas).

El maquinista Francisco Alcázar, en el disco de entrada sentido Riotinto de la estación de Las Cañas.El accidente con la Alco en 1983 fue en el mismo lugar que el que le paso a la tipo K nº 114, 35 años antes con el resultado de tres muertos, en el de la locomotora Alco salieron sin un rasguño gracias a la estructura de esta máquina, pero la emisora quedo averiada y no podían comunicarse por voz con la estaciones de Marín, Berrocal o Las Mallas, el morse de la emisora si funcionaba y ademas ellos podian escuchar la voz de las otras emisoras de dichas estaciones, el maquinista le dio al morse para llamar la atención, las estaciones como escuchaban el morse creyeron que era mas bien broma. Pero Berrocal y Marín ante la tardanza y no saber nada de ellos empezaron a inquietarse, pero como el tiempo transcurría y con silencio total ya supusieron que algo pasaba y le dijeron: si nos escuchas da un solo toque y se lo dió, si habeis tenido un accidente da dos, y también y asi fueron preguntando como estaban y diciendole estaciones entre Berrocal y Las Mallas hasta que le mentaron Las Cañas y con su toque de morse indico que allí estaban, esto había que hacerlo así ya que no podian mandar el tren de socorro sin saber que pasaba y que el tren que suponían accidentado no vendria hacia Riotinto. las pasaron "moradas" como dice el guardafrenos que hoy en dia vive, solo hay que imaginarse de noche, solos, algunos vagones sobre la locomotora, a oscuras solo llevaban unas linternas y asi hasta que llego el equipo en el tren de socorro, en esa época solo estaba en funcionamiento en toda la Línea la estación de Berrocal y solo vivía a lo largo de toda la Línea Francisco Corralejo "El Moro" junto con sus hijos que eran los únicos habitantes de Cortecillas, pero la estación de Las Cañas estaba totalmente deshabitada. Foto Coleción Particular

Estación de Las Cañas: en la trinchera que se ve a la derecha de la foto, pero un poco antes de llegar a esta zona quedó empotrada la Alco conducida por el maquinista Paco Alcázar y acompañado por el guardafrenos Antonio "El Toti". En esa época esta estación estaba ya deshabitada y ni había telefono; ésta es la estación mas encajonada en el curso del río, como se ve a la izquierda de la foto por el el talud, un cortado por donde discurre el río e incluso se ve que hay poca explanación. Foto Colección Particular.

Paco Alcázar continuaría su servicios en la Vía General hasta el 22 de enero de año 1984 en el que realizará su último viaje en esta línea y conduciendo un tren cargado de mineral.Estación de Las Mallas, 1981. A punto de partir hacia Riotinto, la Alco nº 912 encabezando un tren de vagones tolva tipo M vacios con el maquinista Francisco Alcázar a los mandos; detrás se ve un poco de una Hunslet de maniobras. Ese dia se había realizado una prueba que consistió en llevar a Huelva un tren de mineral y llevar también la Hunslet y hacer algunas maniobras para ver si era rentable volver a llevar los trenes a esta última localidad. La vía hasta huelva aún estaba puesta y no debía estar en muy malas condiciones, pero no seria considerado rentable por la Compañía los resultados de dicha prueba. Foto Colección Particular



Otra foto del mismo dia que la anterior, esta tomada en el testero de Cochera Naya y en ella se ve al maquinista Francisco Alcázar atento a los coches de pasajeros; bajo sus expertas manos y atenta mirada no había problemas, cuántos miles de kilometros tendria a sus espaldas, con 36 años de su vida laboral subido en locomotoras,... Foto Paco Alcázar.


La última locomotora que condujo con sus expertas manos, fue la Hunslet 931 de la Fundación Riotinto el 23 de marzo de 1994, con motivo de la visita del grupo inglés ‘Enfield Expeditions’ organizada por la Asociación Amigos del Ferrocarril“Cuenca Minera de Riotinto”, de la cual formaba parte muy activa desde su constitución, apoyándola en hasta sus últimos días y ocupando el cargo de Bibliotecario en la Junta Directiva

Paco Alcázar, en una de sus muchas caminatas por la Vía Genera después de jubilado; él con su caracter abierto y bondadoso, nunca se negó a compartír sus experiencias y lo que sabía con nadie, para esta ocasión lo llamaron para que les asesorara de la vía, como se hacía el servicio, sus gentes y su historia. Realizaron el viaje por tramos de Marín hasta Las Mallas, y tengo que decir que en esta ocasión abusaron de su bondad. La foto está tomada en el puente de Salomón, al fondo se ve la boca del túnel del mismo nombre; dentro del dicho túnel esta el punto kilométrico 51 y a unos dos kilómetros Cortecillas, donde aún vivía Francisco Corralejo "El Moro" con sus hijos. Esto era por el año 1987, cuando llegaron a Cortecillas fue un encuentro emotivo ya que hacía unos años que no se veian y almorzaron juntos, como buenos camaradas y amigos que habían sido a lo largo de toda una vida dedicada al ferrocarril. Foto Colección Particular



En el mes de Abril del año 1996, concretamente los días 1,2 y 3, José Luis García Mateo, decidió hacerle un homenaje a su buen y querido amigo el maquinista Francisco Alcázar Marín, en colaboración con la Asociación de Amigos del Ferrocarril Cuenca Minera de Rio Tinto y el Extmo. Ayuntamiento de Nerva. Este homenaje consistió en un ciclo de proyecciones ferroviarias en el Salón de Actos de la Biblioteca Pública de Nerva, que tuvo una muy buena afluencia de público y ferroviarios de Riotinto. Agradecer una vez más a José Luis, a las entidades colaboradoras y al público asistente su colaboración de entonces.

Acto de apertura del homenaje al maquinista Francisco Alcázar Marín, en el Salón de Actos de la Biblioteca Pública de Nerva. Comenzando por la izquierda, el también maquinista en su época del ferrocarril de Riotinto, Carlos Alcázar Marín, hermano del homenajeado; Francisco Alcázar Pérez, autor de este post e hijo del homenajeado; Jose Luis García Mateo, autor del homenaje y Manuel Carrizo, presidente de la Asociación en aquella época. Foto Colección Particular.

4 comentarios:

Jose Luis dijo...

Que dos bonitos dias nos has regalado,amigo Paco,cantida de recuerdos los que estos dos dias han pasado por mi cabeza,hasta el punto de humedecer mis ojos y porque no decirlo tambien cayeron alguna lagrima, pero los hombres tambien lloran, porque llorar muchas veces es bueno como le comente ayer a esta muchachita de La Factoria y Yo Periodista.
Muchas personas nombradas son conocidas por mi pero en especial nuestro tio Carlos al que yo siempre le tuve mucho cariño y tambien a tu padre su hermano.
Anecdotas de las que yo recuerdo estas contando y seguro que contaras mas pues yo se muy bien que ademas de tu padre era un buen amigo para ti y amigo de todos los niños amigos tuyos
Saludos amigo Paco, espero que nos sigas contandonos mas de nuestro maquinista de las estrellas

Carmen Alcázar dijo...

Sus ojillos redondos deben desprender destellos al ver cómo su hijo Paco ha logrado extraer con todo lujo de detalles las vivencias de éste nuestro maquinista de las estrellas,a quien tanta y tantas veces acompañó en el tren mientras hacía el servicio, con quien paseaba a orillas del Tinto con el que tanto disfrutaba escuchando atento sus explicaciones por antiguos poblados mineros derruidos ya por el paso del tiempo,...
Y yo, orgullosa tercera generación Alcázar, leo atenta esta biografía cargada de sentimientos que hasta parece que lo escucho contando las historias del OVNI o sus peripecias en la Via General con sus compañeros,...
Dios! Qué dura se nos hace la presencia de su ausencia,...

Juan Leante dijo...

Desde otra perspectiva, la de no conocer al homenajeado y a sus familiares y allegados, os felicito por este magnífico reportaje cargado de nostálgia y recuerdos. Ahora y para regocijo de Francisco, nos toca a los vivos continuar su labor.
Paco,enhorabuena por tu excelente y apasionado trabajo.
Saludos cordiales.

Azoteas Az dijo...

Estos sitios deberían estar llenos de lectores ávidos de conocer lo que era esta tierra antes de nuestras vivencias.
Y para saber que hubo estaciones que dieron vida a este ferrocarril y a estos pueblos de ahora: Jaramar, Las Mallas, San Juan, ...
Y recuerdos de "La Gilda", que la Historia se asienta en estos "objetos". Algunos de éstos deberían estar siempre con nosotros, aunque no se usen. Como nuestros abuelos.
Como "El Maquinista de las Estrellas".