domingo, 17 de mayo de 2020

El Lavadero de La Florita


Para la elaboración de este post he contado con la colaboración de dos amigos, sin ellos no hubiera sido posible hacer este trabajo, uno de ellos es Luís Guzmán López de Castillo de las Guardas, que trabajo en el laboratorio de este Lavadero y que ha aportado unas magnificas fotografías exteriores muy interesantes de la planta en pleno funcionamiento. El otro amigo es Ángel Domínguez Sánchez-Barranco, de Sevilla, que también ha aportado fotos y una magnifica documentación sobre este desaparecido Lavadero, actualmente solo queda las ruinas de unos de los edificios y el dique o pantano, gracias a estas fotos e información muchísimas personas podrán saber como era y lo que fue este Lavadero, imposible de imaginar hoy en día. Gracias a estos dos amigos, ya que ellos han hecho posible el poder realizar este post, que por cierto no esta cerrado, y si algún día me llega mas información verbal o escrita, la incluiré en este trabajo.

La historia de de la construcción de un dique en el Crispinejo, para con sus aguas tratar minerales, se remonta al pasado siglo XX, ya en el año 1911 existe constancia escrita que Peña Copper (empresa explotadora de la mina Peña del Hierro, Nerva, Huelva) solicito un terreno en El Crispinejo para construir un dique, cuyas aguas serían usadas para el tratamiento de sus minerales, supongo que sería para tratar los minerales de baja ley por vía húmeda mediante el riego de terreros, ya que por esas fechas los tratamientos de flotación no existían al menos en esta zona, en concreto se solicitaba una zona llamada Herrería, el único inconveniente que había era que le iban a quitar el agua al molino de Romero y por ello estaban en negociaciones con los dueños de dicho molino, incluso hay un informe médico favorable, que avala la construcción del dique y el tratamiento de minerales, diciendo que no afectaría a la salud pública, ya en 1911 Peña Copper tenía serios problemas para regar sus terreros, por los pleitos por los diques de Tumbanales con la Río Tinto Company Limited, y en estas fechas estaba sin medio de transporte, en este año antes mencionado Peña estaba también ya inmersa en la construcción de la línea de ferrocarril hasta la mina sevillana de Castillo de las Guardas, mina Admirable, para transportar sus minerales y otros productos por el ferrocarril de la Sociedad Anónima Minas de Cala hasta San Juan de Aznalfarache, donde se embarcarían sus minerales en el puerto fluvial sobre el río Guadalquivir, pues ya en el proyecto de línea de ferrocarril de 1911, contemplaba un apartadero en las inmediaciones del río Crispinejo, donde apartar vagones y poder cargar y descargarlos. en aquellos años el proyecto del dique no se llego a materializar pero si el del ramal de ferrocarril.

Plano del proyecto de una presa en El Crispinejo en el año 1909. Fondo Ángel Domínguez.

También en los primeros años del pasado siglo XX, sobre 1912 comenzó la investigación, mediante trabajos de interior, de la mina Coto Vicario, situada unos cuatro kilómetros al este del río Crispinejo, cerca de la aldea de La Aulaga, la empresa titular fue la Sociedad Coto Vicario y su filial Piritas y Manganesos, siendo director de la mina, D. Mechor Salaya Herranz, el proyecto de esta mina hablaba de un lavadero de minerales y un dique en el río antes citado.

Las instalaciones del primitivo lavadero y la presa tal como la conocemos hoy son de principios de los años 50 como muy pronto. Véanse el mapa topográfico que se adjunta de 1951 en el que no hay ni rastro de la presa. Si leemos la magnifica obra que es Las Piritas de Huelva (1963), del ingeniero de minas D, Isidro Pinedo Vara, en el capitulo que trata sobre la mina Coto Vicario, habla de una disparatada evaluación de las reservas para esta mina, cosa que animó a que se montara "hace unos diez años una de las mas disparatadas instalaciones...un Lavadero de flotación para tratar los minerales del Coto Vicario y de otros permisos de investigación que no cuentan ni siquiera con el buen aspecto externo de este", deduciendo de este escrito del ingeniero, la presa y el Lavadero debieron montarse alrededor de 1952


Recorte de un mapa de 1951, aún no se aprecia el embalse. Fondo Ángel Domínguez.

Según las Estadísticas Mineras de los correspondientes años, en 1951 comenzó Minersa a tramitar la concesión de explotación de la mina los Ángeles, que eran de Miresa, lo mismo que las Minas del Castillo. Los Ángeles era una pequeña mina de plomo-zinc con ganga de fluorita, que antiguamente se despreciaba. Minersa pretendía montar un lavadero para obtener fluorita de calidad ácida (la mas pura, materia prima del ácido fluorhídrico con el que se fabricaba Freón, teflón, etc). En la década de los años 50 la fluorita tenía muy poco mercado, pero a pesar de esto Minersa mantuvo la preparación y el mantenimiento de la mina Los Ángeles, aunque apenas se producía, por suerte no se llegaron a abandonar las labores, la empresa siempre tuvo el objetivo de montar un lavadero para separar fluorita, plomo y zinc de sus menas, a finales de los 50 compró el Lavadero del río Crispinejo.

Hasta 1952 no se menciona en la Estadística Minera el primitivo lavadero, se habla de que “sigue en marcha reducida el pequeño taller de flotación de cobre para distintas minas” que se montó en el término de El Castillo de las Guardas. Los carbonatos de cobre de la mina Santa Flora (en término de El Madroño, Sevilla) se trataron aquí, al menos en 1954, según dice la Estadística Minera de ese año. Esta mina cerró en 1956. 


Ortofoto del año 1956 en la que ya se aprecia la presa y edificios del lavadero aunque muy difuminados, Fondo Ángel Dominguez.

Existe una detallada relación de la maquinaria existente y de la potencia contratada en el antiguo Lavadero, este informe o estudio lo solicito el ingeniero de minas D. Pedro Magirena en el año 1957.


  Informe de la maquinaria y potencia eléctrica instalada en el Lavadero, en un informe solicitado por el ingeniero de minas D. Pedro Magirena. Fondo Ángel Domínguez.

 El reverso del anterior informe técnico. Fondo Ángel Domínguez.

En el año 1960, Minersa afín a Indumetal, compro a sus antiguos propietarios las minas Gloria (Hornachuelos, Córdoba) y sobre el año 1961 se montó un moderno Lavadero para tratar sus minerales, pero esta mina trabajo poco tiempo ya que fallaron los cálculos de cubicación de las reservas de mineral y en 1965 tuvieron que parar, Minersa aprovecho esta parada para trasladar toda la maquinaria del Lavadero, al antiguo del Crispinejo, ya que el dique estaba construido, esto fue en el año 1966, por fin Minersa disponía de una moderna planta para el tratamiento de los minerales de la mina Los Ángeles, lo que no sabemos es si se reutilizaría algún componente del antiguo Lavadero, es de suponer que si se aprovecharía algo. Como anécdota citar que con la maquinaria del Lavadero también llego personal que habían trabajado con ella en su anterior etapa, vivieron en Minas del Castillo y algunos mas concrétamente en Vistahermosa. 

Como anécdota reseñar que la presa, a pesar de estar construida no tuvo tramitado el permiso de construcción hasta octubre de 1963, año en que se resuelve el expediente administrativo tras desembolsar una buena cantidad y llamar a muchas puertas. Se publicó la resolución en el Boletín Oficial de la Provincia de Sevilla en noviembre de 1963. El dique fue proyectado por el ingeniero de Caminos, Canales y Puertos José Luís Prats, que con el tiempo fue impulsor y gerente de EMASESA



Investigación geoeléctrica de la mina Los Angeles, realizada por Minera Balboa. Fondo Ángel Domínguez.


Plano de la mineralización de la mina de Los Ángeles, en el término municipal del castillo de Las Guardas. Fondo Ángel Domínguez.

Según la Estadística Minera de 1967, los nuevos reconocimientos de investigación minera efectuados en la mina Los Ángeles (Castillo de las Guardas) dieron resultados positivos, lo cual les permite extender considerablemente su vida operativa, en principio estaba prevista para año y medio y con las nuevas reservas descubiertas les permitió continuar el arranque hasta 1975. Entre 1966 y 1976 se produjeron en este Lavadero los siguientes tonelajes de concentrados  procedentes de la mina Los Ángeles; 86.400 tm. de espato ácido (fluorita con +97%), 7.350 tm de concentrados de plomo (61% y 700gr de plata por tonelada) y 4.087 tm de concentrados de zinc (50%), Fuente; "Cartografía de recursos minerales de Andalucía", varios autores, 2011. Quiero resaltar el alto contenido en plata (Ag) de los concentrados de plomo, según comentarios verbales estos eran vendidos a la Sociedad Minero Metalúrgica de Peñarroya.

El Lavadero cerro definitivamente en el año 1976, su producción total de su vida activa entre los años 1966 y 1976 fue de; 120.000 tm de espato ácido, 8.520 tm de concentrados de plomo y 7.350 tm de concentrados de zinc, la diferencia con las cifras dadas anteriormente y que corresponden solo a la mina Los Ángeles, se debe a que en los últimos años se trataron en este Lavadero, sobre todo en 1975, fluoritas de minas Gloria (esta mina reanudó las labores de arranque en 1972 y mandaba mineral a este Lavadero), además sulfuros complejos de otras procedencias; Fuente "Depósitos minerales de España" (Fernando Vázquez Gúzman, 1983).


La presa en el año 1985. Fondo Ángel Domínguez.

Vista de  los edificios e instalaciones del Lavadero, se puede observar la cantidad de edificios que existían, la carretera que se ve es la A 476, que entre otras poblaciones, une Nerva con el Castillo de las Guardas. Foto Luis Guzmán.


Imagen exterior de la planta de tratamiento de La Florita, en tiempos de su última actividad, siendo la empresa Minersa la propietaria,  comenzando por la parte mas alta se observa el edificio de trituración primaria, secundaria, edificio almacén de triturados, molienda y flotación, estas dos últimas estaban bajo el gran tinglado cubierto de chapas de uralita y también estaría el acopio y cargadero de concentrados, en primer plano un espesador. Foto Luis Guzmán.

En primer plano un espesador y al fondo los edificios de almacén de acopios, molienda y flotación. Foto Luis Guzmán.


Vista del conjunto o línea de espesadores empleados por la planta de flotación. Foto Luis Guzmán.

Vista de los restos de los edificios del lavadero en al año 1985, aun queda en lo que seria la caseta de la subestación los restos de un transformador Foto Ángel Domínguez Sánchez-Barranco.

Con la modificación del trazado de la carretera A-476, sobre los años 1987-88, se destruyeron casi todas las ruinas del lavadero, quedando solo el edificio de acopios triturados, y se enterró la balsa de residuos. Foto Luis Guzmán.

Foto tomada de Google Maps, vista actual desde la carretera A-476.



martes, 21 de abril de 2020

Lectura continuada virtual de Cuentos del Viejo Capataz en Riotinto


Seguimos en este abril confinado. Y, en esta ocasión,  os presentamos otra lectura continuada virtual que se está desarrollando en Minas de Riotinto desde finales de marzo. Se trata de una bonita propuesta del amigo y poeta Fernando Izquierdo, quien, junto con el Club de Lectura, cada día han ido narrando un cuento de los incluidos en el libro Cuentos del Viejo Capataz de Juan Delgado López y que bajo el título de "Iniciativa por la cultura", el propio Ayuntamiento ha ido compartiendo a través de sus redes sociales junto a las múltiples actividades que están desarrollando en el municipio. Esta tarde  noche, Jose Manuel Delgado, hijo del autor,leerá el capítulo final. 


Para seguir y leer juntos Cuentos del Viejo Capataz, pincha AQUÍ  

lunes, 20 de abril de 2020

Lectura compartida de Platero y yo en Nerva

Estamos abril, tiempo de libros. Y confinados como estamos no se nos ocurre nada mejor que pasar las horas leyendo. Durante estos días de cuarentenas, hay multitud de iniciativas culturales "on line" para hacerlos más llevaderos eso de #yomequedoencasa. Una de ellas, en una nueva colaboración de la periodista y administradora de La Factoría, Carmen Alcázar y Onda Minera RTVN, se está llevando a cabo la lectura colectiva del entrañable Platero y yo, de Juan Ramón Jiménez. Cada día, vecinos y vecina de Nerva y de la comarca, poetas, escritores, maestros, músicos, y distintas personalidades se van uniendo con una videolectura dedse cassa para desgranar capítulo a capítulo la obra que daría el Nobel al poeta moguereño. 

JRJ. Por Paco Alcázar
Dichas lecturas se pueden ver tanto en el blog Yo Periodista, pinchando AQUÍ  o a través del canal de Onda Minera RTVN, "Tierra de artistas at home" #yomequedoencasa. 

Desde La Factoría, animamos a participar en dicho proyecto, y os desempolvamos un post dedicado al capítulo XCV, "El río", publicado ya hace un tiempo en nuestra sección "versos a vapor", Pincha a AQUÍ. 


Aún quedan capítulos para participar en esta iniciativa, que se suma a las programadas por el Ayuntamiento de Nerva con motivo la Semana del Libro que hoy mismo publicaba el medio local. 
Lee la noticia completa, pinchando AQUÍ

miércoles, 15 de abril de 2020

El libro de Ferrocarriles de Huelva de Emilio Romero, disponible en el canal UHU

Os dejamos por aquí el enlace  para bajarse legalmente un libro, el de Los Ferrocarriles de la provincia de Huelva, de Emilio Romero. Y es que esta semana la Universidad de Huelva ha puesto en su canal UHU disponible la descarga gratuita durante 48 horas "para hacer más llevadero el confinamiento este magnífico libro escrito por los mejores especialistas del tema y dirigido por la batuta del mejor director:  el profesor Emilio Romero, que también es coautor de varios capítulos. Muy Recomendable para estos días en casa!!
‘LOS FERROCARRILES EN LA PROVINCIA DE HUELVA’, NUEVO LIBRO DISPONIBLE DE EMILIO ROMERO


martes, 7 de abril de 2020

Peña de Hierro, en memoria de Antonio Perejil


Después de un largo paréntesis en una vía un tanto dejada, hemos enganchado una locomotora de vapor "Gilda" al vagón de este blog y comenzamos a rodar; comenzamos a rodar con pena y tristeza,  ya que hace muy poco tiempo nos ha dejado Antonio Perejil Delay, un buen y excelente amigo de siempre, amigo de sus muchos amigos, querido y respetado por todos. Era una persona luchadora por sus ideas en bien de los mas necesitados,   un gran colaborador de este blog y de otras muchas publicaciones, revistas y un largo etc.;  canta-autor, poeta, escritor y hasta historiador, pero sobretodo enamorado de su tierra, de sus minas, de sus gentes, de su historia, de sus paisajes mineros, del río Tinto, de los ferrocarriles mineros, con importantes trabajos sobre estos, investigador empedernido, autor de varios libros y coautor en otros, los muchos trabajos que tenía en mente, comenzados unos y casi acabados o acabados otros: se le quedaron en el tintero, por desgracia,  para todos nosotros.

Antonio fue minero de profesión, pero no en Riotinto, sino en las cercanas e importantes minas de Aznalcóllar,  donde trabajo toda su vida laboral. Además ejerció en la representación y defensa de los derechos de los trabajadores, llegando a ser presidente del comité de empresa, siendo querido y apreciado por todos aquellos que lo trataron en aquellas cercanas minas y los pueblos limítrofes a estas.  

Vivió en Gerena, donde una vez jubilado se dedicó a su pasión la investigación y la escritura, participando en todos los eventos culturales y publicaciones que podía, también en su pueblo natal Nerva, donde además mostró su valía en la lucha y en especial contra la imposición del maldito Vertedero de residuos tóxicos y peligrosos, aunque esto le trajo algunas enemistades, pero sus ideas, eran sus ideas. 

Descansa en Paz amigo Antonio, aunque ya nada sera igual sin ti, pero aquí, en este humilde blog tendrás siempre tu palabra escrita y tu sitio... Va por ti esta primera entrada después de mucho tiempo.

Antonio sentía especial atracción por la mina Peña del Hierro y su poblado. Conocido popularmente como La Peña, esta situado a unos cuatro kilómetros al Norte de Nerva, dependiendo administrativamente del Ayuntamiento de este pueblo. Cuando a finales de la década de 1960 y principios de los 70 comenzó el fin de Peña,  muchos chavales solíamos ir por allí. Perejil también iba; al ser algo más mayor tuvo visión de futuro y comprendió que aquello se perdería irremediablemente para siempre: como todo estaba desvalijado y abandonado,  tuvo la curiosidad de recoger y guardar algunas cosas. Ojalá muchos hubiéramos tenido esa visión porque recuerdo las oficinas llenas de libros, fotos, documentos, planos...etc. 

Aparte de esto, Perejil también sacó algunas fotos que no tuvo problema en compartir, y que publicaré aquí  algunas de ellas comentadas para que las personas que visitan el enclave minero de La Peña  y que no la conocieron en aquellos años, sepan como era aquel poblado y su mina, gracias siempre a la inestimable contribución que el amigo Perejil nos dejó con estas imágenes. 



 

Foto del Malacate del pozo Maestro. Creo que en las fechas que tomo esta instantánea Antonio , la mina hacia años que no producía, y creo que ya ni se desaguaba,  que fue lo último que se hizo en esta mina para cementar sus aguas en el Canaleo. Las instalaciones, aunque  abandonadas, parece que de no mucho tiempo, no presentan mal estado.



     Foto tomada desde la trasera de la casa de máquinas.  A esta ya le falta parte del techado, las casas y viviendas medio arruinadas y arruinadas completamente.

Foto tomada desde Poniente: la casa de máquinas esta  falta total de la cubierta, aunque en su interior la máquina de extracción seguía en su bancada y los cables seguían sujetando las dos jaulas. lástima que dicha máquina se perdiera por el abandono de años y años, este legendario malacate desapareció para siempre tras un incendio en el año 1985.

Vista de parte de las instalaciones desde donde hoy día está el aparcamiento. Se observa que la casa de máquinas aún tiene la cubierta. La planta de trituración primaria si que esta deteriorada y la construcción que se ve a la izquierda de la imagen, techada y con dos ventanas, era el edificio donde se albergaba la planta de flotación de piritas. 


Esta foto se debió toma fechas después de la anterior. La zona del pozo Maestro sigue igual, pero ya la planta de trituración primaria está totalmente desmantelada y el edificio de la planta de flotación totalmente derruido. Qué lastima de patrimonio...  


El primer plano,  los restos o escombros de la planta de flotación de piritas y al fondo las casas de grupo San Carlos, algunas fueron usadas por la empresa para sus actividades y otras como viviendas.


Este edificio, o lo que queda de él, fue la nave principal de los talleres y cocheras de las locomotoras del ferrocarril interior que tenía la mina Peña del Hierro, que no tenían nada que ver con el ramal de ferrocarril que fue explotado por la Sociedad Anónima de Minas de Cala. En estos talleres además de locomotoras se realizaban todos los trabajos de la mina.


Fachada principal de las cocheras y talleres de Peña.  Al fondo, en la otra fachada, se observan las tres puertas con arcos de medio punto por donde entraban y salían las locomotoras; encima de la puerta las siglas C.N.P. S.A., Compañía Nacional de Piritas Sociedad Anónima, más conocida como CONASA,  fue la última empresa que explotó estas minas era de capital vasco.  Este edificio a día de hoy totalmente desaparecido, estaba situado a la izquierda del puente donde hoy esta la barrera, justo donde esta el camión Pegaso de investigación.

El primer plano,  casas de grupo San Carlos y al fondo, casas del grupo Pilones, donde hoy está el Centro de Interpretación de la Fundación Riotinto.

Casas ya abandonadas y casi derruidas del grupo Pilones. Hoy en su lugar está el Centro de Interpretación de la Fundación Riotinto.

Casas ya en estado de abandono.  Estaban situadas por donde hoy sube la carretera asfaltada. Aún perduran hoy en día los pies derechos o columnas de mampostería que están en primer plano.

Grupo de casas del grupo San Carlos, que estaban situadas detrás de lo que fue el almacén.  Para situarnos, hoy en día frente al puente donde está la barrera para que no suban vehículos. En una de ellas vivió el último morador de La Peña, en sus últimos tiempos sin agua y sin luz eléctrica y completamente solo. Se llamaba Pedro.


Según el libro Catálogo de Poblaciones Mineras Fallecidas en la Provincia de Huelva, cuyo autor  precisamente es Antonio Perejil Delay, las casas más antiguas de este poblado, La Peña, son las que se ven en las fotos, los grupos San Carlos, San Teodoro y Pilones, como todos los poblados mineros el censo siempre fue variable, estando siempre acondicionado a la actividad de la mina, el censo mas alto corresponde al año 1.888 con 1.161 habitantes censados, posiblemente no censados habría algunos, nunca mas se alcanzo esta cifra.

El despoblamiento llego a partir del 9 de diciembre del año 1966, cuando la empresa C.O.N.A.S.A, presento un expediente de crisis y se cerro la mina, esto llevo al consiguiente despido de casi todos sus obreros, quedando solo 10 para tareas de mantenimiento, la mayoría de ellos pasaron a la Compañía de Riotinto, los mas mayores y enfermos se tuvieron que acoger a miseras pensiones.

En el año 1970 aún habitaban Peña 85 personas y en febrero del 1982 una familia habitaba en el grupo Pilones y un hombre soltero en el grupo San Carlos, este último continuo hasta el año 1984, a partir de esta fecha la destrucción fue total.




martes, 31 de marzo de 2020

Volver "confinados" y con el alma ausente

Nuestro colaborador más prolífico, Antonio Perejil Delay,falleció el pasado 22 de enero de 2020

Algo se muere en el alma cuando un amigo se va... 

Paco Alcázar y Antonio Perejil

Es difícil. Es muy difícil volver, echar a andar este blog aprovechando el "confinamiento" y con este inmenso vacío que sentimos en el equipo de La Factoría y todos los que lo conocíamos. Así se puso en evidencia en el sentido homenaje el pasado 7 de marzo en Nerva: La  Factoría, -en el andén desde bastante tiempo- ya no será la misma sin él.
Porque sí, algo se ha muerto en el alma de este blog sin Antonio Perejil  Delay: sin duda nuestro  colaborador más prolífico. que llenó nuestro espacio de tantos y tantos artículos, de poemas mineros y fotografías tan nuestras, quien era un valor añadido clave  a este blog dedicado por entero a Nerva y la Cuenca Minera de Riotinto, "nuestro ADN", que decía él, su tierra y la nuestra que tampoco será igual en su ausencia.

Ya no hay huellas de mineros 
ni algarabía de trenes... 

Antonio Perejil y Carmen Alcázar

Pero Antonio, era mucho más. era amigo de nuestra Familia, desde siempre Paco Alcázar, padre e hijo, unidos por esa pasión minera y ferroviaria que los movía y por la que su trato era constante hasta días antes de su marcha incluso, charlando de trenes e historoas, de vías y pueblos muertos, de vida compartida. Como compartía el amor por las letras y los versos de la otra Alcázar, de Carmen, de su "florecilla" en  su faceta de escritor y poeta de la  tierra.  

... Sólo la estrofa del agua
y el verso de la corriente.


Habrá tiempo en adelante de compartir ese homenaje de su Nerva y hacerle el nuestro particular por aquí, pero no queríamos volver a la actividad en La Factoría sin un recuerdo a nuestro amigo y compañero, y agarrarnos fuerte a él y a su fuerza, a su vozarrón y su inquietud cultural y literaria, investigadora e histórica para poder seguir escribiendo sobre lo nuestro. 

Lee sus artículos en La Factoría, pinchando AQUÍ 

Abrimos de nuevo la ventana, ahora que nos pasamos mucho tiempo mirando la vida desde los cristales, confinados por este maldito virus, y os invitamos participar y a recorrer juntos de nuevo subidos al vagón del tren minero que nos recorre, parando en las estaciones que dispongamos, y viajar descubriendo nuestra comarca y más allá.
Envía tus artículos, fotos, comentarios, etc. al correo:
lafactoria.cuencaminera@gmail.com